Wednesday, April 21, 2010

Cien años de soledad



                                                              
La atmósfera era tan húmeda que los peces hubieran podido entrar por las puertas y salir por las ventanas, navegando en el aire de los aposentos.